Cuidado con las franquicias

Actualmente se está dando una lamentable y creciente tendencia en España donde timadores de oficio estafan a personas con fraudulentas franquicias de bares de tapas. Las principales presas suelen ser empresarios inmigrantes, los venezolanos que huyen de la crisis en su país encabezan la lista, ya que estas personas llegan al país buscando oportunidades para establecerse con sus familias y la oportunidad parece ser segura, a prueba de tontos y casi muy buena para ser verdad, cosa que termina cumpliéndose.

El timo no radica en tomar el dinero y desaparecer, no, es mucho más complicado, ya que el dinero que se invierte si obtiene un retorno, al comprar una de estas franquicias se obtiene un local, muebles, instrumentos y todo lo necesario para comenzar a producir. Es cuando se abren las puertas que se notan las deficiencias y las mentiras. La franquicia está respaldada con muchos documentos y estudios que muestran lo factible del negocio y lo rápido que se hará dinero, pero en una calle por donde te dijeron que pasaban mil personas al día terminan solo pasando los empleados que van a atender la franquicia. Las herramientas y mobiliario resultan ser de segunda y el negocio un desastre de pérdidas.

Para colmo todos los permisos y papeles necesarios para operar nunca fueron sacados ni se informó de su necesidad ni nada, así que cuando aparece el personal de la alcaldía o cualquier organismo a realizar inspecciones de rutina, la víctima de la estafa además de haber perdido lo invertido en un negocio que nunca podría prosperar, se queda también con multas millonarias que lo arrastran a la quiebra.

No hay que confiar en esquemas rápidos de dinero que prometan grandes recompensas y bajo riesgo, estos solo traerán problemas y sueños rotos a largo plazo.