Eventos en los que podemos incluir una tarta

No hace falta ser niños para que nos guste el dulce, específicamente cuando hablamos de tartas, ya que son tan deliciosas que, debe haber una razón de bastante peso la que motive que no podamos comerlas.

Hay quienes tienen el don de prepararlas de distintas maneras, pero habrá quienes por no saber hacerlas o falta de tiempo prefieran contratar a expertos para que hagan la tarta, pues las celebraciones no son iguales si no incluimos una.

Mencionaremos las ocasiones en las que podemos solicitar una tarta, ya que simplemente se trata de la mejor manera de agasajar las celebraciones.

  1. Bodas

Es difícil considerar que los novios o sus familiares dediquen su tiempo a fabricar la tarta, ya que lleva bastante trabajo en función al número de invitados de la boda, pero definitivamente es un elemento que no debe faltar.

Sobre todo porque hay un momento en la celebración destinado a cortar el pastel de bodas, de modo que los invitados lo presencien y para que las fotos demuestren que hubo tarta, más allá de que haya estado deliciosa.

Los novios deben saber elegir el proveedor de la tarta, teniendo en cuenta que lo hagan con anticipación, sobre todo si es un pastelero reconocido, ya que los cupos son bastante limitados.

  1. Cumpleaños

Sea de niños o adultos, hombres o mujeres, el pastel es el postre por antonomasia que se encarga para celebrar un año más de vida, sobre todo para colocar las velitas en el pastel y entonar el “feliz cumpleaños”.

Suele acompañarse de una bebida alcohólica o no, además de otros postes como galletas, gelatina, flan o cualquier otro que el anfitrión decida servir a sus invitados.

Es muy conocido que se sirve al final de la celebración, pero todo depende de las energías de los invitados en querer seguir celebrando y de la comida disponible. En todo caso los cumpleaños no siguen libretos.

  1. Eventos corporativos

Sí, las tartas también se encuentran presentes en los eventos corporativos, los cuales varían en función del tipo de empresa que pueda sostener las celebraciones que se lleven a cabo.

Por ejemplo, si una red de cerrajeros quiere celebrar el aniversario de la compañía, una tarta es una buena elección para esta ocasión, de preferencia grande para que alcance para todos los trabajadores.

Otros eventos corporativos están ligados a los cumpleaños de los trabajadores, aunque generalmente los gastos de la tarta no corren por parte de la empresa, sino por parte de sus amigos y demás compañeros de trabajo.

No podemos dejar de mencionar las festividades de navidad y año nuevo con su respectiva tarta de navidad, así como el cumpleaños del dueño de la compañía, lo cual es un evento importante más allá de que se trate de un buen o mal jefe.

La tarta cambia de forma, tamaño o modelo, pero sí que está muy presente en nuestras vidas, por lo cual habría que plantearse otra alternativa de postre conmemorativo. Por lo pronto, ¡que vivan las tartas!