11 Previsiones que debes tener cuando vayas a manipular alimentos

Todas las personas arriesgamos nuestras vidas al comer alimentos que han estado mal guardados,  preparados incorrectamente o incluso se han pasado del tiempo establecido. El envenenamiento es una de las amenazas más serias de las que debemos cuidarnos al comer o cocinar.

Y es que debemos ser especialmente cuidadosos en el caso de que algún visitante acuda a nuestra casa, ya sean amistades, técnicos, cerrajeros y cualquier otra persona que se encuentre expuesta a este tipo de desavenencias.

Por ello te ofrecemos una serie de previsiones que debes tener en cuenta a la hora de ingresar a la cocina, ya que los alimentos son bastante delicados de manipularse, y un detalle en falso puede ocasionar el deterioro de éstos, y en consecuencia el surgimiento de enfermedades.

Algunas precauciones a considerar

  1. Si notas que un queso tiene su superficie cubierta de moho, corta la porción enmohecida y deséchala; de lo contrario se pueden producir reacciones diversas entre las que se incluyen alergias, intoxicaciones, diarreas y otras.
  2. Para evitar que el pan se endurezca, procura no guardarlo en el refrigerador sino en una panera. Antes de almacenar el pan, limpia la panera con vinagre para alejar el moho que suele alojarse en el pan.
  3. Guarda las sobras de la comida en recipientes herméticos en la nevera, y recaliéntalas con el horno encendido a 175°C por al menos media hora. En caso de que uses microondas, lee el manual para verificar la potencia del horno.
  4. Al comprar los huevos en envases de cartón, introdúcelos en el refrigerador con todo y envase para prevenir que los huevos absorban los olores presentes en la nevera.
  5. Trata de no guardar los jugos de frutas en jarras o envases destapados, ya que el aire suele descomponer la vitamina C presente en estas bebidas.
  6. Lava cuidadosamente las raíces y las legumbres que crecen bajo tierra, debido a que la tierra es uno de los primeros agentes transmisores de bacterias y enfermedades.
  7. En caso de que utilices filtros para purificar el agua de los grifos, ten presente el cambiarlos cada semana para evitar que las bacterias se acumulen en ellos.
  8. Utiliza una tabla diferente para picar verduras respecto a las tablas empleadas para cortar carnes de aves, debido a que este tipo de carnes sueltan un líquido que contiene bacterias nocivas que pueden pasarse fácilmente a las verduras.
  9. El aceite de oliva suele cambiar de apariencia, aroma y sabor por lo que es poco recomendable utilizarlo con fines alimenticios. No lo deseches, y preferiblemente busca una manera de disponer de él reutilizándolo para fabricar cremas, jabones o usos medicinales.
  10. Cuando los manís o cacahuates se encuentran cubiertos de moho o arrugados, quizás sea buena idea desecharlos. Es mejor prevenir intoxicaciones y malos ratos.
  11. Los empaques de tocineta y salchichas duran alrededor de dos semanas cuando están refrigerados y sin abrir. Si abres los empaques, debes saber que solo tienes una semana para consumir los alimentos.